MIS HISTORIAS. La alquimia entre la realidad y los sueños. Entre los sueños y la imaginación.







lunes, abril 28, 2014

FRANCOTIRADOR


Mis cuarenta y tus dieciocho se cruzaron en casa. Amigo de mi hijo. Misma edad, mismo curso. Cuerpo de grande. Mirada que habla. No se puede, está prohibido. Sí se puede, pero sin tocar, porque es pecado. No me importa. Sí me importa. No me mires, no me apuntes como un francotirador, que no respondo. Te sorprendo la mirada al darme vuelta. Lo que pasa lo sabemos, pero no se dice. Cigarrillo compartido, boquilla y saliva, también compartidas. Adolezco tu adolescencia que tensa mi cuerpo. No puedo, no debo, no quiero. Sí, quiero. De tu boca sale un puñal que corta, que duele, que quema. Te mudas a Italia porque te llama el futuro. Y yo sonrío, hipócrita, complaciente, mientras mato mi presente. 

ALP

(Microcuento presentado para el IV Concurso de Museo de la Palabra - España)


CAOS


La lluvia complica, y nos apuramos porque llueve. Los trámites al banco antes que cierren. La calle es un caos, la lluvia bendita que empapa me contagia la urgencia.

La puerta de un taxi se abre y me río de mí, de mi imagen borroneada y de tu invitación. Vamos, mujer, que llueve, dice el caballero asesino y yo agradezco al compañero de oficina que me salva. La carpeta con los cheques apenas tapa mis piernas mojadas y tu mano que se extiende con un pañuelo blanco, las seca. No llegamos. Muchos autos. El banco cerró en nuestras narices. Tu mirada inquisidora se coordina con la mía. Nunca lo dijimos pero pensamos lo mismo. Entramos al hotel y ya no importa la lluvia que complica. Ni tampoco hay apuro porque llueve. Ahora, en la habitación, se desata el caos.

ALP

(Microcuento presentado para el III Concurso del Museo de la Palabra - España)

viernes, abril 25, 2014

OTOÑO BELLO Y MÍO



Por esta razón que paso a explicar, adoro el otoño. El mes de Abril, especialmente. Mi mente me trae de vuelta al presente las épocas de colegio, el regreso a casa con los aromas de las comidas de mamá. Las milanesas, las comidas al horno. El cacao caliente y el pan con manteca y dulce. Los tostados de jamón y queso que nos hacía, a mis hermanos y a mí, tenían su marca registrada.
También me trae el recuerdo de las mismas etapas escolares y estudiantiles de mis hijos. Verlos “a salvo” en casa, disfrutando de sus cosas y haciendo las tareas.

El otoño para mí es mágico. El olor en el aire de plantas nuevas, de flores de la estación y hasta de la alfombra de hojas secas son vivencias que me llevan y me traen a las épocas más entrañables de mi vida. Recuerdos que atesoro, porque son de oro, como esta misma estación del año.

ALP