MIS HISTORIAS. La alquimia entre la realidad y los sueños. Entre los sueños y la imaginación.







jueves, junio 16, 2016

VIDA, ¡CÓMO TE EXTRAÑO..!



¡VIDA, CÓMO TE EXTRAÑO..!

Tal vez yo esté viendo lo que quisiera ver. A veces me esfuerzo para poder ver las cosas de la manera que más le conviene a mi espíritu, según como sople la brisa sobre la vela de mi  embarcación. Y puede que éste sea el caso.

En realidad, se trata de la vista que permite la ventana de la cocina de mi madre: la parte superior de la copa de un enorme y lejano árbol, un paraíso, cubierto de hojas verdes, pero salpicado de pintura otoñal. Se yergue como a una cuadra de distancia.

Con reminiscencias confesas de la tapa del libro de El Principito, puedo asegurar que veo un par de caballos galopando hacia el sur, bajando por el borde de una colina. El fenómeno cobra mayor dramatismo si hay viento. Parecen caballos ensillados, sin jinetes, con sus crines en movimiento. Uno detrás del otro. Y detrás de ellos, corriendo a la misma velocidad, mi fantasía. Mi necesaria y terapéutica fantasía.

Sueño que el par de caballos es portador de noticias, y que en raudo galope las llevan a destino. No sé a quien preguntar el porqué de tanta urgencia, pero si busco en la fuente de mi imaginación, tendré la respuesta que deseo.

Mientras velo la siesta de mi madre muy anciana, miro galopar a estos caballos míos y de nadie.
Puede que lleven retazos de mi alma, porque sería la única parte de mi cuerpo tan liviana, como para ser transportada en sus alforjas de hojas verdes. 
Retazos que llevan inscriptas las palabras de una vieja carta que encontré recién, en el cajón del escritorio, de esta silenciosa casa.
Una carta de mi madre dirigida a mi padre, fechada un 14 de octubre de 1963, y cuya primera oración dice …“¡Vida, cómo te extraño..!”




ALP 2016

No hay comentarios.: